Skip to Main Content
Parece que está usando Internet Explorer 11 o una versión anterior. Este sitio web funciona mejor con navegadores modernos como las últimas versiones de Chrome, Firefox, Safari y Edge. Si continúa con este navegador, es posible que vea resultados inespera

Elaborar y publicar un trabajo académico: Redactar el trabajo

Editor para el TFG

Para redactar el TFG u otro trabajo académico puedes usar el editor en línea  arText, creado por la profesora de Filología de la UNED, Iria da Cunha,. Esta herramienta gratuita te ayuda a estructurar el documento, asignar títulos a los apartados, añadir contenidos prototípicos e incorporar fraseología relacionada. Una vez terminado el trabajo, te ofrece la opción de exportarlo en diferentes formatos.

En principio, el coordinador del trabajo te indicará los requisitos concretos e indicaciones prácticas sobre la presentación del trabajo. Y aunque cada disciplina presenta sus especificidades, en líneas generales la estructura será la siguiente:

  • Portada: recoge el título del trabajo y nombre del autor/es, asignatura o departamento en el que se presenta
  • Resumen: sinopsis del trabajo y las palabras clave que lo identifican. Este apartado es opcional pero recomendable.
  • Sumario o Tabla de contenidos: contiene todos los apartados y sub apartados del trabajo, incluyendo las páginas.
  • Introducción: debe especificar el objeto y contenido del trabajo y justificar el interés e importancia del mismo. Dependiendo del tipo de trabajo se incluye también la descripción de los capítulos o apartados y la metodología empleada
  • Desarrollo del tema: es la parte central del trabajo y debe estar organizado en capítulos o apartados que faciliten la comprensión y la lectura del mismo
  • Conclusiones: se pueden resaltar resultados positivos, negativos, cuestiones pendientes, opinión personal, etc.
  • Bibliografía: siempre se deben poner todas las fuentes consultadas.
  • Anexos: contienen información complementaria del trabajo.Por ejemplo: tablas, fotos, legislación, etc.

En la redacción, además de una correcta utilización del lenguaje,  es recomendable el uso de un estilo académico claro y directo, que facilite la comunicación y la comprensión de lo que queremos expresar. Para ello debemos:

  • Utilizar la forma impersonal y no usar la primera persona.
  • Evitar las frases excesivamente largas y con construcciones subordinadas.
  • Ser precisos y concretos en el lenguaje, haciendo un uso correcto de la terminología empleada.
  • Utilizar expresiones sencillas, huyendo de frases rebuscadas. 
  • Evitar  la repetición de términos, el uso de expresiones coloquiales y de muletillas innecesarias.
  • Al usar acrónimos o abreviaturas que no sean de general conocimiento para los no especialistas, hay que descifrar las siglas la primera vez que aparezcan en el texto e incluirlas en una lista de abreviaturas.
  • Evitar ambigüedades: cuando se escriban términos científicos y técnicos es mejor uttilizar siempre la misma palabra para denominar el mismo concepto, en lugar de buscar sinónimos.

Por otro lado, los textos escritos se estructuran en forma de párrafos, cada uno de los cuales debe tratar y desarrollar una idea concreta. Evitemos dejar cuestiones pendientes y sin desarrollar. 

Además, otros dos aspectos muy importantes son el cuidado de la ortografía y el uso correcto de la puntuación. Para ello, podemos ayudarnos de los correctores ortográficos y gramaticales de los procesadores de texto,

Por último, conviene revisar cuidadosamente y corregir el texto para asegurarnos que está perfecto.

El formato de presentación de un texto es importante ya que facilita su legibilidad y comprensión. Habitualmente el coordinador o tutor definirá el modelo de plantilla a seguir. A continuación te detallamos algunas recomendaciones:

  • El diseño de página: los márgenes serán: Superior-Inferior: 2,5 o 3 cm; .Izquierdo: 3 o 4 cm.; Derecho: 3 o 2 cm. Interlineado: 1,15 o 1,5 líneas y el texto justificado.
  • Fuente y tamaño: estándar y de fácil lectura como (Arial, Calibri, Times New Roman, Verdana) y Tamaño de texto: 11 puntos.
    Aproximadamente 500 palabras por página.
  • Paginación: se deben paginar todas la hojas. El cuerpo del trabajo en números arábigos (1,2,3...) desde la primera página. La portada y el índice en cifras romanas (I, II, III,...) y los anexos no se paginan. 
  • Organización del texto: en capítulos, apartados y subapartados, cada uno de ellos claramente destacado con letras mayúsculas o negritas. Se deben jerarquizar entre sí mediante un uso adecuado de la tipografía y de números arábigos. 
  • Notas y observaciones que complementan el texto deben incluirse a pie de página o al final de cada capítulo
  • Figuras y tablas: Las figuras  presentan datos cualitativos o semicuantitativos como esquemas, mapas, objeto, ciclo, fotografía. Las tablas muestran texto o datos cuantitativos en filas y columnas.
    Cada objeto irá acompañado de texto explicativo, la fuente de la que se ha tomado y su numeración para el índice de ilustraciones. Si se sigue un esquema numérico de capítulos, el número de la tabla debe identificar con su primer dígito al capítulo, seguido por un punto y el número consecutivo que corresponda (Tabla 1.1, etc.). 

 

 

Una vez terminado el trabajo académico, debes preparar el documento o documentos para la entrega en forma de ficheros. Generalmente, el coordinador del trabajo te indicará la denominación de esos archivos siguiendo una serie de convenciones sobre su nomenclatura, Como por ejemplo:

  • El nombre debe ser breve (no superando los 30 caracteres) y escrito en minúsculas, sin usar tildes
  • Usar palabras descriptivas del contenido y relevantes
  • No emplear caracteres especiales (&, % , * , /, etc) y usar el guión bajo para unir palabras.
  • Incluir la fecha de creación  YYYYMMDD
  • Eliminar versiones antiguas del archivo y no incluir en el nombre "version_final" o "version_definitiva"

20190615_derecho_civil_tfg_minombre.doc

20190520_comunicacion_audiovisual_tfm_minombre.doc