Skip to Main Content
Parece que está usando Internet Explorer 11 o una versión anterior. Este sitio web funciona mejor con navegadores modernos como las últimas versiones de Chrome, Firefox, Safari y Edge. Si continúa con este navegador, es posible que vea resultados inespera

Elaborar y publicar un trabajo académico: Buscar información

Recopilar y almacenar grandes cantidades de información no sirve de nada si no la seleccionas, organizas y evalúas las fuentes y contenidos. Por ello, antes de empezar la búsqueda, conviene que sigas estos pasos:

1. Definir los objetivos y la finalidad de trabajo, ya que determinarán el tipo de búsqueda que tenemos que realizar. No es lo mismo una búsqueda bibliográfica efectuada con fines de investigación, que la elaboración de una tesis doctoral, que una búsqueda para un trabajo de clase.
2. Concretar lo que sabes sobre el tema
3. Consultar a especialistas en la materia.
4. Consultar obras de referencia: te ayudará en una primera toma de contacto, al tiempo que te introduce en la terminología propia del campo en cuestión y aporta un primer conjunto de referencias bibliográficas a las que dirigirte.
5. Destacar los aspectos de interés del tema, estableciendo las cuestiones que abordar y las que dejar a un lado.
6. Delimitar el trabajo, acotando el ámbito cronológico, idiomático y tipológico de los documentos.

A través de la biblioteca puedes consultar fuentes de información tanto impresas como electrónicas (obtener libros, artículos, ponencias, periódicos, referencias en bases de datos, audiovisuales, tesis, etc.). Se trata de documentación de calidad, organizada e indizada para poder acceder a ella fácilmente e incluso a documentos de otras bibliotecas utilizando el servicio de préstamo interbibliotecario.

Consejos para obtener mejores resultados en las búsquedas

  • Identifica los conceptos o ideas principales del tema que vas a buscar. Piensa sinónimos de esos conceptos y utiliza términos en inglés para completar la búsqueda. Si estás buscando en una base de datos, comprueba si dispone de un tesauro o glosario que te servirá de ayuda para escoger los descriptores más adecuados. Comprueba también si cuenta con índices para localizar principalmente autores, instituciones o revistas.
  • Usa los filtros para refinar los resultados obtenidos como fecha, idioma, etc, y limita la búsqueda a los campos Titulo, Palabras Clave, Materia.
  • Prueba la búsqueda avanzada para combinar varios campos y términos.
  • Usa comillas para localizar una frase exacta  como "Impuesto de valor añadido".
  • Utiliza los símbolos de truncamiento para recuperar diferentes terminaciones y variaciones en la ortografía de los términos, el más usado es: *.Ejemplos: Bibliotec* recupera biblioteca, bibliotecario, bibliotecaria , biblioteconomía, etc.
  • Selecciona directamente en el buscador el tipo de documento que te interesa (libros electrónicos, revistas, artículos, tesis doctorales, audiovisuales...) o accede a través de los enlaces que hemos incluido en esta guía.
  • Selecciona y guarda los resultados obtenidos que te interesen para trabajar posteriormente con ellos. También puedes enviarlos a tu correo electrónico o exportarlos a un gestor bibliográfico como Refworks o Mendeley.
  • Crea alertas para mantenerte informado sobre nuevos documentos que se corresponden con tu búsqueda.


 

Las fuentes más fiables son las que nos aportan información de calidad, como:

  • Catálogos y buscadores de bibliotecas 
  • Bases de datos científicas
  • Repositorios institucionales como e-Spacio, Recolecta, OpenAire
  • Buscadores académicos como Google Scholar

En Internet encontramos numerosas fuentes fiables de información como las que nos proporcionan:

  • Webs corporativas e institucionales: suelen ofrecer información fiable y actualizada, como Universidades, Ministerios, Instituciones de investigación, etc.
  • Bibliotecas digitales: recogen recursos digitales seleccionados y organizados temáticamente (Europeana, Hispana, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, DPLA etc.). 
  • Portales especializados como Dialnet que recoge gran parte de la producción científica en español en los que puedes buscar artículos, tesis, actas de congresos…

A la hora de decidir si las fuentes escogidas contienen información de calidad y son apropiadas para la investigación, debes fijarte en algunos puntos que te servirán para comprobar su validez, como por ejemplo:

1. Autor: comprueba si es un experto en el tema; si tiene más publicaciones sobre el mismo; institución en la que trabaja, etc. Debes valorar su conocimiento, experiencia, especialización y prestigio en su campo de investigación.

2. Editor: observa si es comercial o institucional y si hacen revisiones para garantizar la calidad antes de publicar. Indaga sobre la reputación y prestigio de la editorial.

2.Contenido, estructura  y su actualización: comprueba si incluye información precisa, conclusiones bien argumentadas  y fuentes de información bien citadas. También es importante, en el caso de una web, prestar atención a la periodicidad con la que se actualiza el contenido.

3. A quién va dirigido es decir, si es para público en general o expertos.

Por otro lado,  si la fuente es una Web, hay otros factores a considerar como la facilidad de navegación o recuperación de la información, etc.